Tipos de personalidad

¿Qué significa ser un águila real?

imagen-blog-eneatipo1-águila

Nos caracterizamos por nuestro gran sentido de la moralidad, de seguir las normas sociales, a pesar de que intentamos mejorarlas constantemente. Somos águilas reales, el eneatipo 1, y tenemos mucho que aportar: estamos convencidos de que podemos mejorar las reglas que rigen nuestro entorno. Tenemos una imagen muy positiva de nosotros mismos, pero no a cualquier precio. Nos hemos exigido mucho para llegar a ser lo que somos. La coherencia, el respeto y la honestidad marcan nuestro comportamiento.

Somos capaces de sacrificar nuestro bienestar por defender con energía aquello en lo que creemos. Somos, sin duda, entregados y comprometidos.

No os sorprendáis si veis a otros águilas reales trabajando como políticos, jueces, maestros ¡como ejemplos de buen comportamiento! No necesariamente tenemos la clave de lo que está bien y de lo que está mal, pero sí hacemos una férrea defensa de lo que, bajo nuestro punto de vista, es correcto y es moral.  

Un águila real puede ser un gran ejemplo de inspiración para los demás. Tenemos tendencia a determinar qué camino hay que seguir y nuestra conciencia está limpia mientras seamos fieles a nuestros valores.  Tenemos las ideas claras y sentimos la necesidad de persuadir a los demás grupos y, en última instancia, imponer nuestro pensamiento.

Podemos ver en la política grandes ejemplos de águilas reales: Pablo Iglesias, Margaret Tatcher o Al Gore son espejos en los que vernos reflejados. ¿Qué tienen en común? Seguridad en sí mismos, una cierta vehemencia y energía a la hora de defender sus ideales.

TRUCOS PARA MEJORAR

Tenemos tendencia a creer que solo hay una manera de hacer las cosas, solo hay una opción correcta. Por eso, cuando se producen cambios, nos cuesta adaptarnos hasta que le encontramos una justificación lógica y razonable. Debemos ser más adaptativos y flexibles, teniendo en cuenta las ideas de los demás. También debemos evitar convertirnos en personas dictatoriales. Al fin y al cabo, no siempre podemos tener el control de todas las situaciones ni poseemos la verdad absoluta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *