Tipos de personalidad

¿Qué significa ser una ardilla?

imagen-blog-eneatipo-3-ardilla

Si hay algo que nos define a las ardillas es la perfección. Somos personas constantes y conseguimos lo que queremos a través de nuestro esfuerzo y trabajo. Por ello, gracias a la eficacia y honestidad, común en el eneatipo 3, somos los perfectos compañeros de trabajo. Si es necesario, sabemos defendernos siempre a través de argumentos sólidos, ya que bajo esa capa de rigidez que transmitimos, somos tímidos y modestos. Además, no vamos alardeando de lo que somos, nos gusta que los resultados hablen por sí solos.

Las ardillas somos necesarias en cualquier grupo. Somos ese amigo o compañero de trabajo que sabe hacer de todo porque tenemos maña para resolver cualquier asunto. Siempre que ocurre algún imprevisto, somos los primeros a los que llaman para controlar la situación. Además, en nuestra vida personal también somos muy meticulosos. Si analizamos nuestra casa o la de cualquier otra ardilla veremos el cuidado con el que tratamos cualquier detalle porque, entre otras cosas, nos encanta el orden.

Siempre estamos en constante acción. Somos personas inquietas a las que nos gusta sentirnos útiles solucionando problemas. Nuestra mayor virtud en el trabajo es explotar, de la mejor manera, los recursos con los que contamos, como el dinero, tiempo o esfuerzo. De esta manera se beneficia todo el equipo y el trabajo se vuelve productivo. Nuestro perfil es el mejor para trabajos de logística enfocados a la organización y consecución de objetivos.

Hacemos crecer a la compañía a través de nuestra toma de decisiones. No dejamos nada al azar. Analizamos las diferentes opciones para actuar en consecuencia. Nos basamos en nuestros aprendizajes y conocimientos, lo que hace que seamos extremadamente resolutivos en el menor tiempo posible.

 Podemos sentirnos identificados con personajes como Cher, Daniel Washington y Ed Harris. Como cualquier ardilla, tienen claro qué quieren en la vida. Por eso, su búsqueda por encontrar el mejor resultado les ha convertido en personas perfeccionistas, cuidadas y organizadas.

TRUCOS PARA MEJORAR

Aunque nuestro nivel de dedicación y compromiso sea muy alto, tenemos que aprender a delegar en otras personas. Tenemos que asumir que no podemos con todo y que, repartiéndonos las tareas entre más personas, el trabajo será más rico y además, podremos entregarlo a tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *