Tipos de personalidad

¿Qué significa ser una cabra?

imagen-blog-eneatipo 4-cabra

Las cabras somos los más fuertes e intelectuales del eneatipo 4. Por esto mismo, no nos gusta preocupar a los demás con nuestros asuntos. Si hay algo que nos inquieta, lo sufrimos interiormente. Debido a nuestro alto nivel de exigencia, no entregamos cualquier trabajo hasta que no consideramos que está perfecto. Somos muy aptos para aquellos que suponen un reto creativo y original.

 Aún podemos hacerlo mejor”. Ese sería el resumen de nuestra vida. La palabra “conformista” no entra dentro de nuestro diccionario. Somos personas tenaces, que a través de nuestro esfuerzo y disciplina, conseguimos lo que nos proponemos. Aunque nunca es suficiente. Siempre aspiramos a más. Y para ello, nos valemos de nuestros propios métodos: si conseguimos el objetivo propuesto, obtendremos una recompensa. Esto nos puede recordar, por ejemplo, a cuando estudiábamos para un examen y, a la hora de recibir buenas notas, lo celebrábamos. Sabemos que el esfuerzo siempre va acompañado de una buena compensación y esto lo hemos extrapolado a todos los ámbitos de nuestra vida.

Hemos llegado a este mundo para cambiar las cosas y lo creemos firmemente. Somos perfectos candidatos para soportar puestos laborales de gran presión, ya que a lo largo de nuestra vida nos hemos entrenado en solucionar problemas y aceptar gran carga de trabajo. Nos encanta ser autónomos y no depender de nadie, aunque a medida que nos conocemos más a nosotros mismos y a los demás, expresamos nuestras necesidades con el fin de delegar tareas.

A la hora de tomar decisiones, nos basamos siempre también en nuestros aprendizajes y conocimientos.

 No existen mejores ejemplos que Robert de Niro, Martha Stewart y Príncipe Charles para explicar el comportamiento de las cabras. Al igual que los que formamos parte de este grupo, estos personajes son personas audaces, metódicas y resistentes.

 TRUCOS PARA MEJORAR

Nuestro mayor enemigo es la frustración. Somos tan exigentes con nosotros mismos, que a veces nos olvidamos de disfrutar de los logros obtenidos y nos sentimos desmotivados por nuestro sentimiento de querer más continuamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *