Tipos de personalidad

¿Qué significa ser un lobo?

Publicado el
imagen-blog-eneatipo 6-lobo

Del eneatipo 6, los lobos somos los más activos e intensos. Somos altamente estrategas y resolutivos. Si tuviesen que definirnos seríamos el liderazgo y la superación en persona.

Miedo que tenemos, miedo al que le plantamos cara. Pero no de cualquier manera. No nos gusta expresar a los demás nuestro pánico en ciertas situaciones, por lo que, en ese caso, preferimos disimular y hacer ver que somos invencibles. Nos caracteriza nuestra fuerza. Cuando se nos ha presentado un problema siempre lo hemos afrontado con confianza y carisma. Necesitamos adrenalina en nuestra vida. Nos encanta enfrentarnos al peligro y demostrar que nosotros podemos con todo y más aunque también somos muy precavidos. Para nosotros “la mejor defensa es un buen ataque”.

A veces, no sabemos ni de dónde la sacamos pero, al estar tan seguros de nosotros mismos, tenemos fuerza para salir airosos de cualquier situación. Por lo que nunca dejaremos un proyecto a la mitad por muy difícil que sea. Siempre que podemos transmitimos nuestras ideas, dejando huella en los demás. Somos el ejemplo a seguir para el resto del grupo porque logramos todas las metas que nos proponemos lo que nos convierte en grandes líderes que dirigen sus ideas con pasión e implicación.

Tenemos la necesidad de tenerlo todo bajo control. Por eso el resto del equipo confía tanto en nosotros, porque no dejamos lugar a los cambios inesperados. Tomamos nuestras decisiones anticipándonos a los posibles hechos, controlando cualquier tipo de reacción anormal.

Nos podemos sentir identificados con Alfredo Landa, Scarlett Johansson y Matthew McConaughey por nuestra competitividad en todo lo que hacemos. Toda la carga de responsabilidad cae sobre nosotros pero, igual que a los anteriores personajes, nos gusta asumirla y conseguir los objetivos establecidos.

TRUCOS PARA MEJORAR

Tenemos la costumbre de tomar el rol de líder en todos los ámbitos de nuestra vida. Sin embargo, tenemos que aprender a delegar responsabilidades en otros, cediendo nuestro papel de “jefe” a otras personas para abarcar todas las perspectivas posibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *