Tipos de personalidad

¿Qué significa ser un delfín?

Publicado el
magen-blog-eneatipo 7-delfín

Los delfines somos personas muy soñadoras. Somos muy valiosos porque tenemos esa imaginación que al resto le suele costar encontrar. Por eso mismo somos muy necesarios ya que, a través de nuestra inspiración, conseguimos motivar al resto del equipo. “Todo es posible si nosotros lo creemos” sería nuestro gran lema en la vida. Somos los más soñadores del eneatipo 7.

En el colegio, siempre se nos dieron mejor las asignaturas que requiriesen algo de creatividad. La segunda característica esencial de nuestra personalidad es la positividad. Vivimos enamorados de la vida porque somos personas motivadas y motivadoras para ser y hacer plenamente felices a nosotros mismos y a los demás. Ese contagio de energía optimista es lo que nos hace ser los mejores candidatos para destacar las cualidades de los demás. Más de una persona a lo largo de nuestra vida nos ha llamado: “persona todoterreno”.

Somos un pilar fundamental dentro del equipo. Transmitimos nuestras ideas de manera eficaz, dejando huella en los demás. Lo hacemos de manera intensa, ya que nos encanta superarnos a nosotros mismos y alcanzar las metas que nos vamos. De esta manera, gracias a nuestras grandes ideas, brillamos, lo que nos convierte en grandes líderes del grupo. No es de extrañar que encajemos mejor en perfiles relacionados con el impacto, como pueden ser ventas, comercial, inicios de empresas, entornos que requieran competitividad, etc.

No nos gustan las sorpresas. Por eso, necesitamos tenerlo todo bajo control. A la hora de la toma de decisiones, antes nos anticipamos a las posibles respuestas del futuro y, de esta manera, actuamos de forma segura. Generamos tranquilidad en nuestro equipo de trabajo.

Mick Jagger, Cameron Diaz y Jude Law son algunos ejemplos de delfines con los que sentirnos identificados. Detrás de ellos hay una gran capacidad de imaginación y liderazgo que les lleva a conseguir sus objetivos.

TRUCOS PARA MEJORAR

Debido a nuestra gran fuente de ideas constantes, tendemos a dispersarnos en todo lo que se nos va ocurriendo. Por ello, tenemos que pararnos a pensar, concentrarnos y comprometernos con trabajos y tareas específicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *